NMSU: Diabetes Series (Control your Diabetes for Life)
NMSU branding

This publications is also available as an ebook. See all ebooks.

La serie de la diabetes: Controle su diabetes toda su vida

Circulares 569A-569J

Autores: Karen Halderson, Coordinadora de Diabetes de la Oficina de Extensión; and Martha Archuleta, Especialista en Alimentos y Nutrición de la Oficina de Extensión.


Tabla de contenidos

Circular 569A: ¿Qué es la diabetes?
Circular 569B: ¿A quién le da la diabetes?
Circular 569C: La vida saludable con la diabetes
Circular 569D: Navegar el sistema de cuidado de salud
Circular 569E: Conozca sus números
Circular 569F: Medicamentos para la diabetes
Circular 569G: Cómo sobrellevar la diabetes
Circular 569H: El ejercicio para la gente con diabetes
Circular 569I: Prevenir las complicaciones
Circular 569J: Pies saludables


Circular 569A (español): ¿Qué es la diabetes?

Fig. 1: Clipart gráfico de los órganos del cuerpo humano.

  • La diabetes ocurre cuando el cuerpo no puede usar debidamente la energía de la comida.
  • Hay principalmente tres tipos de diabetes: tipo 1, tipo 2, y diabetes gestacional.
  • La mayoría de la gente que tiene diabetes tiene diabetes tipo 2.
  • Las mujeres que han tenido diabetes gestacional tienen mayor riesgo de tener diabetes tipo 2.
  • La diabetes puede ser controlada pero no puede ser curada.
  • Las complicaciones de la diabetes son causadas por los altos niveles de glucosa de la sangre.
  • Las complicaciones de la diabetes pueden ser prevenidas.

La diabetes es una enfermedad que ocurre cuando el cuerpo no puede usar debidamente la energía de la comida. El cuerpo necesita la glucosa para crecer y para usarla como energía. La glucosa es un tipo de azúcar que recibimos de muchos de los alimentos que comemos y se absorbe en la sangre a través del sistema digestivo. Una vez en la sangre, la glucosa necesita entrar a las células donde se puede usar como energía. Una hormona llamada insulina actúa como la llave que abre la puerta a las células, dejando que la glucosa entre. La diabetes ocurre cuando el páncreas no hace suficiente insulina, o cuando el cuerpo no la usa eficientemente. El resultado es que la glucosa se queda en la sangre. Con el tiempo, demasiada glucosa en la sangre puede causar daño a los tejidos y resultar en complicaciones de la diabetes, como amputaciones, pérdida de la vista, enfermedades de los riñones, enfermedades del corazón, y daño a los nervios y los vasos sanguíneos.

Los tipos de diabetes

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el páncreas ya no puede producir insulina. La diabetes tipo 1 ocurre de pronto, y por lo general ocurre en niños y adultos menores de 30 años de edad. Ya que el cuerpo no puede producir insulina, la gente con diabetes tipo 1 necesita tomar de diario inyecciones de insulina para seguir viviendo. Las causas de la diabetes tipo 1 no se han identificado. Los científicos creen que la diabetes tipo 1 puede tener varias causas: causas hereditarias (cuando alguien tiene padres u otros familiares con diabetes) y causas dentro del cuerpo como fuera del cuerpo, incluyendo los virus.

La diabetes tipo 2, el tipo más común, afecta de 90 a 95 por ciento de la gente que tiene diabetes y parece estar relacionada al sobrepeso y a la inactividad.

La diabetes tipo 2 parece tener una fuerte relación hereditaria. A diferencia de la diabetes tipo 1, la gente que tiene diabetes tipo 2 sí produce algo de insulina, a veces hasta demasiada insulina, pero su cuerpo no utiliza la insulina debidamente. Otras personas pudieran no producir suficiente insulina o sus células no la reconocen como tal.

Alguna gente puede controlar los niveles de glucosa de la sangre simplemente al efectuar algunos cambios en su estilo de vida: comer una dieta saludable y balanceada, y aumentar su nivel de actividad física. Otra gente con diabetes tipo 2 también pudiera necesitar tomar medicinas. Estas medicinas pueden ser pastillas, que bajan el nivel de glucosa en la sangre o mejoran la acción de la insulina; inyecciones de insulina; o una combinación de los dos. La diabetes tipo 2 por lo general se desarrolla a lo largo de mucho tiempo y puede desarrollarse a cualquier edad. En el pasado la diabetes tipo 2 afectaba principalmente a la gente de edad avanzada. Sin embargo, ahora en día se ve con mayor frecuencia la diabetes tipo 2 en grupos de gente más jóvenes, incluso en niños.

La diabetes gestacional empieza durante el embarazo y desaparece después del parto. Las mujeres que están de sobrepeso, tienen un historial familiar de diabetes, han dado a luz a un bebé muy grande, o son mayores de los 25 años de edad están a mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional. La Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) recomienda que todas las mujeres embarazadas se hagan la prueba para la diabetes gestacional. Por lo general esta prueba se realiza al final del segundo trimestre o al principio del tercero.

Las complicaciones de la diabetes

La diabetes no controlada causa complicaciones de salud—pérdida de vista, enfermedades de los riñones, amputaciones, y enfermedades del corazón—que pueden ser prevenidos. La clave para prevenir las complicaciones es mantener los niveles de glucosa de la sangre lo más cerca a "normal" que sea posible. Comer una dieta saludable, hacer ejercicio de diario, tomar las medicinas como se las recetan, y ver a su proveedor de servicios de salud con regularidad pueden mantener su diabetes bajo control.

La diabetes puede ser controlada—¡las complicaciones de la diabetes pueden ser prevenidas!

Volver al índice


Circular 569B (español): ¿A quién le da la diabetes?

Fig. 2: Clipart gráfica de las caras de un grupo de personas diversas.

  • Veintiún millones de estadounidenses tienen diabetes. ¡Uno de cada tres la tiene sin saberlo!
  • Los síntomas de la diabetes pueden permanecer sin detección.
  • La gente que tiene diabetes pudiera no sentirse lo suficientemente enfermo para consultar a un médico.
  • Cierta gente tiene mayor riesgo de desarrollar diabetes que otra.
  • La diabetes se diagnostica por medio de una prueba sencilla de la sangre.
  • La detección durante las etapas primarias y el control de la diabetes pueden prevenir complicaciones y salvar vidas.

¿Está usted a riesgo de tener diabetes?

Veintiún millones de estadounidenses tienen diabetes. Pero una tercera parte de éstos, ¡la tiene sin saberlo! Si conoce sus riesgos (probabilidades) de desarrollar diabetes, puede ayudarle a su proveedor de servicios de salud a diagnosticar la diabetes en sus etapas primarias. La diabetes tipo 2 muy seguido no se diagnostica hasta que las complicaciones de la enfermedad se desarrollan. La gente que tiene diabetes puede no sentirse lo suficientemente enfermo como para consultar al doctor hasta que empiezan a tener problemas con la vista, los riñones, las piernas y los pies, o tiene infecciones que no se explican o heridas que no sanan. Diagnosticar la diabetes en sus etapas primarias y controlar el nivel de glucosa de la sangre pueden prevenir o posponer muchas de las complicaciones de la diabetes.

De acuerdo a la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association o ADA), los siguientes factores lo pueden poner en riesgo de contraer diabetes:

  • tener 45 años de edad o más
  • estar de sobrepeso
  • tener un historial familiar con incidencias de diabetes (padres o hermanos)
  • ser hispano, indio-americano, asiático-americano, africo-americano, o de las islas del Pacífico
  • haber dado a luz a un bebé de más de 9 libras o haber sido diagnosticado con diabetes gestacional
  • tener alta presión arterial
  • tener alto el nivel de colesterol o de los triglicéridos de la sangre

Si tiene uno o más de los factores arriba mencionados, la ADA recomienda una prueba anual para la diabetes.

Señas y síntomas de la diabetes

La diabetes tipo 2 se conoce como un asesino silencioso, ya que hay gente que la tiene por mucho tiempo sin darse cuenta. Los altos niveles de glucosa en la sangre (hiperglicemia) se desarrollan gradualmente y pueden pasar sin detección ya que los síntomas no son obvios. La diabetes muy seguido se descubre únicamente después de que se desarrollan complicaciones por haber tenido altos niveles de glucosa en la sangre por mucho tiempo. Cuando la glucosa se acumula en la sangre, los riñones trabajan muy duro para eliminar del cuerpo el exceso, causando sed y la necesidad de orinar con frecuencia. La gente que no recibe tratamiento para su diabetes muy seguido tiene hambre y se siente cansada, ya que el cuerpo no puede usar los alimentos como debería. Tener altos niveles de glucosa en la sangre durante mucho tiempo causa daño a las células y tejidos. Esto puede resultar en complicaciones de la diabetes.

Aprenda a reconocer las señas y síntomas de la diabetes si se encuentra en una categoría de alto riesgo:

  • orinar frecuentemente
  • pérdida de peso inexplicable
  • sed excesiva
  • hambre
  • vista borrosa
  • piel seca y comezón
  • llagas que sanan muy lentamente
  • cosquilleo o pérdida de sensación en las piernas
  • cortaduras y moretones que sanan muy lentamente
  • irritabilidad del temperamento
  • estar cansado o somnoliento

Diagnosticar la diabetes

Por medio de una sencilla prueba de sangre, su proveedor de servicios de salud puede diagnosticar la diabetes. Si usted tiene cualquiera de los síntomas arribas mencionadas, o si tiene cualquiera de los factores de riesgo para la diabetes, haga una cita ahora mismo para consultar a su proveedor de servicios de salud. La diabetes puede ser controlada—¡las complicaciones de la diabetes pueden ser prevenidas!

Volver al índice


Circular 569C (español): La vida saludable con la diabetes

Fig. 3: Clipart gráfica de una mujer perturbada por la variedad de postres que se presenta a ella.

Tomar un papel activo en controlar su diabetes le permitirá:

  • sentirse mejor
  • tener más energía
  • prevenir complicaciones relacionadas a la diabetes
  • vivir más tiempo

Tomar control sobre su diabetes implica:

  • comer una dieta saludable
  • hacer alguna actividad física con regularidad
  • tomar sus medicinas conforme se las recetó su proveedor de servicios de salud
  • revisarse la glucosa de la sangre
  • cuidarse la piel y los pies

¿Cuáles son los beneficios de decidir vivir una vida saludable cuando se tiene diabetes? Sentirse mejor y tener más energía son beneficios a corto plazo. Vivir una vida más larga y prevenir complicaciones relacionadas a la diabetes son beneficios a largo plazo. La gente que tiene diabetes puede vivir una vida saludable cuando acepta las responsabilidades diarias que atender su diabetes implica.

Conceptos básicos para atenderse bien

El atenderse diariamente es lo que se requiere de la gente que tiene diabetes para poder controlar la glucosa de la sangre y prevenir las complicaciones de la diabetes. Los cinco elementos básicos para atenderse son la dieta, el ejercicio, los medicamentos, el monitoreo, y el cuidado de la piel y los pies. Como con cualquier hábito, como lavarse los dientes después de cada comida, estos hábitos para atenderse le ayudarán a mantenerse en buen estado de salud si los practica con regularidad.

La dieta: Comer una dieta balanceada, que sea baja en grasas y alta en fibra, puede ayudarle a controlar la glucosa de la sangre y darle a su cuerpo los nutrientes que necesita para permanecer saludable. La gente con diabetes debe poner especial atención a la cantidad de grasas y carbohidratos (las fuentes primarias de energía para el cuerpo) en su dieta. Consulte a su dietista para desarrollar un plan de comidas que vaya con su estilo de vida y sus hábitos de comer.

El ejercicio: La actividad física diaria ayuda a controlar el peso y la glucosa de la sangre, y reduce el riesgo de otras enfermedades crónicas como las enfermedades del corazón. Los efectos de la actividad física son cumulativos. Varios períodos breves de actividad física a lo largo del día pueden ser igual de benéficos que un período largo de actividad física.

El monitoreo: El monitoreo de la glucosa de la sangre es una práctica clave para controlar la diabetes. Igual que el velocímetro de un carro nos indica qué tan rápido vamos, saber el nivel de glucosa de la sangre le informa dónde está respecto al control de su diabetes. El control de la glucosa de la sangre a diario se hace por medio de un medidor de glucosa. El monitoreo le ayuda a tomar decisiones acerca de los alimentos qué comer, el ejercicio, los medicamentos, y el estrés. Su proveedor de servicios de salud mide el control a largo plazo de la glucosa por medio de una prueba llamada hemoglobina A1c.

Los medicamentos: Mucha gente con diabetes necesita tomar medicinas para controlar la glucosa de la sangre. Tómese sus medicamentos a diario según su receta. Cambios en su dieta, nivel de actividad física, o el control de la glucosa de la sangre pueden requerir cambios en sus medicamentos. Visite a su proveedor de servicios de salud seguido, especialmente si hay cambios en su estilo de vida o en el control de la glucosa de la sangre.

Cuidado de la piel y los pies: La diabetes causa cambios en los nervios y en la circulación de la sangre, particularmente en las partes inferiores de las piernas. Las amputaciones, complicaciones graves de la diabetes, pueden prevenirse. El cuidado diario de los pies debe incluir buscar llagas y cortaduras, usar zapatos y calcetines cómodos, y cuidarse la piel para prevenir ampollas, callos, y grietas.

Otras cosas que puede hacer para permanecer saludable:

  • No fumar.
  • Aprender a manejar el estrés.
  • Aprender más acerca de la diabetes y cómo atenderse.
  • Aprender acerca de los recursos de su localidad para la gente con diabetes.
  • Apoyarse en sus amigos, familiares, y en los grupos de apoyo.
  • Consultar a su dentista dos veces al año. Dígale a su dentista que tiene diabetes.

Volver al índice


Circular 569D (español): Navegar el sistema de cuidado de salud

Fig. 4: Clipart gráfica de dos profesionales de la salud.

  • Los estándares para el cuidado de la diabetes se desarrollaron hace 10 años. éstos lograron definir lo más avanzado respecto al cuidado de la diabetes.
  • La mayoría de la gente que tiene diabetes no recibe el nivel de atención que se define en los estándares para el cuidado de la diabetes.
  • La gente que sí recibe un nivel de atención conforme a los estándares disfruta de mejor salud y tiene menos probabilidad a desarrollar complicaciones médicas relacionadas a la diabetes.
  • Muchos proveedores de servicios de salud no están informados acerca de los estándares de cuidado para la diabetes.
  • Los servicios de los educadores de diabetes y el equipo para la diabetes están cubiertos por la mayoría de las pólizas de seguros.

Los estándares del cuidado para la diabetes

Aún cuando hemos sabido de la diabetes por dos milenios, no es hasta los últimos 10 años que entendemos la relación entre controlar la diabetes y prevenir o posponer las complicaciones de la diabetes. La Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) ha desarrollado los Estándares del Cuidado Médico para Pacientes con Diabetes (Standards of Medical Care for Patients with Diabetes). Estos estándares son una guía para proveedores y sus pacientes acerca de controlar la diabetes. Los estándares definen las pruebas específicas, los tratamientos, y la educación que son la base del control avanzado de la diabetes.

La diabetes es una enfermedad continua que usted y su proveedor de servicios de salud controlarán juntos por el resto de su vida. La mayoría de la gente con diabetes no recibe el nivel de atención definida por los estándares de cuidado para la diabetes. La gente que sí recibe ese nivel de atención controla su diabetes mejor, tiene menos propensión a desarrollar complicaciones, y vive una vida más saludable. Para asegurarse de que recibe la mejor atención posible, visite a su proveedor de servicios de salud cada 3 a 4 meses, aun cuando se sienta bien.

Durante cada visita, asegúrese de que se hace lo siguiente:

  • Revisar su peso: Cambios en su peso pueden requerir cambios en su dieta, medicamentos, u otros aspectos de su plan de atención médica.
  • Revisar el nivel de glucosa de la sangre: Es importante saber cual es su "meta" para el nivel de glucosa de la sangre. Cualquier cambio en el nivel de glucosa de la sangre puede indicar que necesita revisar su dieta, medicamentos, u otro aspecto de su plan de atención médica.
  • Revisar la presión arterial: La alta presión arterial aumenta el riesgo de ataques del corazón, derrames cerebrales, y problemas de circulación. También, puede empeorar el daño de la diabetes a la vista y a los riñones.
  • Revisar los pies: Pérdida de sensibilidad o irritación, infecciones, llagas, callos, u otros problemas pudieran requerir una consulta al podólogo (doctor de los pies).
  • Revisar sus metas para el nivel de glucosa de la sangre, la presión arterial, y los lípidos de la sangre (colesterol y triglicéridos): Hable con su proveedor de servicios de salud acerca de su progreso en alcanzar sus metas.
  • Visitar a un educador de diabetes: Pídale que evalúe sus habilidades para atenderse respecto a la diabetes, su dieta, sus medicamentos, su monitoreo, su ejercicio, el número de días que ha faltado del trabajo por enfermedad, o cualquier otra duda que tenga.

Dos a cuatro veces al año:

  • Hemoglobina A1c (HbA1c)

Dos veces al año:

  • Revisión dental

Una vez al año debe hacerse las siguientes pruebas:

  • Examen de dilatación de los ojos para buscar daño a los ojos
  • Prueba de orina para revisar sus riñones
  • Lípidos de la sangre (colesterol y triglicéridos) y un electrocardiograma para revisar el estado de su corazón
  • Vacunación contra la gripa

También debe consultar a su médico respecto a la inyección contra la pulmonía y la prueba de la tuberculosis, si es que nunca se las han hecho.

Convertirse en su propio defensor de su salud

Con respecto a su salud—¡usted es el actor principal! Tome un papel activo como consumidor dentro del sistema de servicios de salud. Lleve un récord de cuándo se hizo cada prueba, cuáles fueron los resultados, y qué pruebas necesita hacerse. Muchos proveedores de salud no están enterados de los estándares de cuidado de salud para la diabetes. Utilice su récord para recordar a su proveedor de servicios de salud respecto a los estándares para asegurarse que recibe la mejor atención médica posible. Nunca descuide lo que usted debe hacer para atenderse, ni los tratamientos médicos, debido a consideraciones económicas. Pregunte a su proveedor de servicios de salud acerca de las recetas médicas gratuitas o de descuento, y acerca de sus opciones respecto a su tratamiento. Los servicios de educación de la diabetes y el equipo ya están cubiertos por la mayoría de pólizas de seguros médicos. Si le deniegan cobertura, llame a la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) al 1-800-DIABETES para que lo ayuden.

Volver al índice


Circular 569E (español): Conozca sus números

Fig. 5: Clipart gráfica de una persona administrando la prueba glucohemoglobina.

  • Mantener los niveles de glucosa de la sangre cerca de lo "normal" previene complicaciones de la diabetes.
  • El monitoreo es la única forma de saber qué tan bien está controlando su diabetes.
  • No es posible saber cuál es el nivel de glucosa de la sangre por cómo se siente.
  • El control de diario de la glucosa de la sangre se mide con un medidor de glucosa.
  • El control a largo plazo de la glucosa de la sangre se mide con una prueba llamada "hemoglobina A1c."

La Prueba de Control y Complicaciones de la Diabetes (DCCT) y otros estudios han comprobado que el riesgo de las complicaciones puede ser menor cuando los niveles de glucosa de la sangre se mantienen cerca de lo "normal." Para la gente con diabetes, los niveles normales de glucosa de la sangre antes de comer son 90 a 130 mg/dl y por lo general no ascienden a más de 140 mg/dl después de comer. Los altos niveles de glucosa de la sangre (arriba de 180) durante largos períodos de tiempo pueden causar daño al cuerpo y resultar en pérdida de la vista, enfermedades de los riñones, daño a los nervios, problemas de circulación, y amputaciones.

El monitoreo de la glucosa de la sangre es una práctica importante para el control de la diabetes. Tal como un carro tiene un velocímetro para indicar qué tan rápido o lento va, el monitoreo de la glucosa de la sangre nos indica cómo vamos con el control de la diabetes. El monitoreo nos ayuda a detectar los niveles altos o bajos de glucosa de la sangre, y nos permite hacer decisiones acerca de las selecciones de alimentos, el ejercicio, los medicamentos, y el control de estrés. No es posible saber cuál es el nivel de glucosa de la sangre por cómo se siente. El monitoreo es la única forma de saber cómo están sus niveles de glucosa.

Hay dos tipos de pruebas de glucosa de la sangre: las que se realizan en el dedo y la prueba hemoglobina A1c (también llamada la prueba glucohemoglobina) que realiza su proveedor de servicios de salud.

El monitoreo de la glucosa de la sangre

El control de diario de la glucosa de la sangre se mide con una prueba que se hace en el dedo con un medidor de glucosa de la sangre. Este tipo de prueba, que puede realizar usted mismo, indica el nivel real de glucosa de la sangre en el momento que se pincha el dedo. Los resultados óptimos son de 90 a 130 mg/dl antes de comer, y menos de 180 mg/dl una a dos horas después de comer. Las mujeres embarazadas deben consultar a su médico para establecer metas para el monitoreo.

Monitoreo de la glucosa de la sangre a largo plazo

El control a largo plazo de la glucosa de la sangre se mide con las pruebas hemoglobina A1c. Estas pruebas miden su control promedio de la glucosa de la sangre a lo largo de los últimos tres meses. Deben hacerse por lo menos dos veces al año, y más seguido si su diabetes no está bajo control. Su riesgo de complicaciones de diabetes puede ser menor si las pruebas hemoglobina A1c dan resultados de 7 por ciento o menos.

Sugerencias para las pruebas de dedo:

  • Su proveedor de servicios de salud puede enseñarle a usar el medidor de glucosa que se usa para hacerse las pruebas de dedo. Juntos desarrollarán un plan de monitoreo que incluirá cuándo y qué tan seguido debe hacerse la prueba de la glucosa de la sangre así como sus metas de glucosa de la sangre. Verifique con su proveedor que su técnica produce resultados confiables.
  • Hacerse la prueba a diferentes horas del día le dará información diferente acerca del control de la diabetes, y cómo sus medicinas, alimentos, ejercicio, y nivel de estrés afectan la glucosa de la sangre. Las mejores horas para hacerse la prueba son cuando está en ayunas; antes de las comidas; una a dos horas después de las comidas; a la hora de dormirse; antes, durante, y después de hacer ejercicio; y cuando no se siente bien.
  • Lleve una bitácora con los resultados de sus pruebas. Asegúrese de incluir las fechas y las horas de las pruebas, así como los resultados. Lleve su bitácora cuando consulte a su proveedor de servicios de salud, y revísenla juntos. Hable con su proveedor acerca de cómo mejorar su control de la diabetes si sus niveles de glucosa de la sangre están demasiado altos o demasiado bajos.

Sugerencias para la prueba hemoglobina A1c (HbA1c):

  • Visite a su proveedor de servicios de salud por lo menos dos veces al año y pida que le hagan la prueba hemoglobina A1c.
  • Pídale a su proveedor de servicios de salud que le explique los resultados de la prueba y que le ayude a establecer sus metas.
  • Lleve un récord de los resultados de las pruebas.
  • Si los resultados de la prueba hemoglobina A1c son demasiado altos, hable con su proveedor de servicios de salud acerca de maneras de mejorar su control de la diabetes.

Sistema de Monitoreo Continuo de la Glucosa

Se inserta un sensor debajo de la piel a través de una sonda. El sensor mide la glucosa en el fluido intersticial (el líquido alrededor de las células). Sonidos de alarma le alertan cuando los niveles de glucosa en la sangre están altos o bajos. Este sistema puede ayudar a las personas que quieren tener un control estricto de la glucosa en su sangre o quienes tienen problemas con niveles bajos de glucosa en su sangre.

Volver al índice


Circular 569F (español): Medicamentos para la diabetes

Fig. 6: Clipart gráfico de un montón de pastillas.

  • Las personas con diabetes tipo 1 no son capaces de producir su propia insulina.
  • Las personas con diabetes tipo 2 pudieran necesitar tomar pastillas para la diabetes, o inyecciones de insulina.
  • Las pastillas para la diabetes no son una forma de insulina.
  • La insulina no se puede tomar oralmente.
  • Todas las medicinas para la diabetes funcionan mejor si se acompañan con una dieta saludable y ejercicio diario.
  • Las causas de niveles bajos de glucosa en la sangre son demasiada medicina, la falta de suficiente alimentación, o más ejercicio de lo normal sin modificar la dosis de medicina.

Mucha gente puede controlar con éxito la diabetes sin el uso de medicamentos. Si usted necesita de medicamentos para la diabetes, infórmese acerca de cómo y cuándo funcionan para mejorar el control de la glucosa de la sangre. Hoy en día, hay muchas medicinas nuevas disponibles para gente con diabetes. Por lo general, caben en dos categorías: insulina y medicamentos orales (pastillas).

La insulina es una hormona que fabrica el páncreas. La insulina funciona como una llave para permitir que la glucosa entre a las células, donde se utiliza como energía. Si la glucosa no puede entrar a las células, permanece en la sangre y causa que el nivel de glucosa en la sangre suba. Cuando la glucosa entra a las células, se sale de la sangre, bajando el nivel de la glucosa en la sangre.

Ahora hay disponibles otros medicamentos inyectables. Uno de ellos es para personas con diabetes tipo 2 que toman medicamentos por vía oral. Otro es para personas con diabetes tipo 1 o para personas con diabetes tipo 2 que toman insulina.

Los medicamentos orales para la diabetes vienen en forma de pastillas. (No son insulina. La insulina es una proteína que el cuerpo digiere si se toma oralmente.) Los medicamentos orales trabajan para bajar el nivel de glucosa de la sangre en distintas formas. Fomentan la producción de insulina en el cuerpo, ayudan a que el cuerpo utilice la insulina mejor, previenen que el hígado fabrique glucosa, o retardan la asimilación de la glucosa de los alimentos en la sangre. Pídale a su farmacéutico que le explique cómo su medicina para la diabetes funciona.

La gente que tiene diabetes tipo 1 no fabrica insulina en su cuerpo y requiere inyecciones para seguir viviendo. La gente que tiene diabetes tipo 2 puede controlar su diabetes en distintas formas. Si se detecta a tiempo y el cuerpo aún produce insulina, la diabetes tipo 2 puede controlarse tan solo por medio de la dieta y el ejercicio. Cambios de estilo de vida, tales como comer una dieta saludable, practicar alguna actividad física diariamente, y cuidar el peso, a menudo hacen que el cuerpo use su propia insulina. Con tiempo, el cuerpo puede perder su capacidad para producir insulina. Su proveedor de servicios de salud puede recetar medicinas orales para controlar la glucosa de la sangre. La medicina oral sola puede funcionarle bien a alguna gente, pero otras personas pudieran requerir inyecciones de insulina también.

Hay varios tipos de insulina, cada uno con características (efectos) diferentes. Los tipos de insulina difieren dependiendo de cuándo empiezan a funcionar, cuándo funcionan al máximo, y qué tanto tiempo permanecen activos.

Pídale a su proveedor o farmacéutico que le explique cómo actúa la insulina que usted usa. Necesita esta información para planificar sus comidas (cuándo y qué come) y para decidir cuándo administrar sus inyecciones.

Tomar medicamentos para la diabetes

Asegúrese de que entienda cuánta medicina debe tomar (la dosis), y cuándo y qué tan seguido debe tomarla. Llévese todas sus medicinas cuando vaya a sus consultas en la clínica, para que su proveedor de servicios de salud pueda asegurarse de que no hay ningún problema con la combinación de medicinas que toma. Procure surtir todas sus medicinas en la misma farmacia. Así su farmacéutico puede notificarle acerca de cualquier problema con sus medicinas.

Para obtener los mejores resultados:

  • Tómese sus medicamentos siguiendo las indicaciones de su receta.
  • Tómese sus medicinas a la misma hora todos los días como parte de su rutina (cuando se lave los dientes, por ejemplo).
  • Mantenga las medicinas donde las pueda ver para que se acuerde de tomarlas.
  • Use recordatorios para acordarse de tomar sus medicinas—déjese una nota en el espejo del baño, o en su lonchera.
  • Coma una dieta saludable.
  • Procure hacer sus comidas a la misma hora y comer la misma cantidad de comida todos los días.
  • Planee tiempo entre comidas—tres comidas pequeñas son mejor que una comida grande.
  • Practique alguna actividad física todos los días—una o dos horas después de comer es mejor.

Volver al índice


Circular 569G (español): Cómo sobrellevar la diabetes

Fig. 7: Clipart gráfico de dos personas ansiosas.

Sobrellevar bien la diabetes depende de:

  • Entender la diabetes y cómo afecta su cuerpo
  • Entender cómo controlar el nivel de glucosa de la sangre
  • Comunicarse con su proveedor de servicios de salud
  • Entender el plan de cuidado de diabetes que desarrolló con su proveedor de servicios de salud
  • Entiende los sube-y-bajas afectivos que la diabetes implica
  • Sobrellevar los eventos estresantes de la vida
  • Utilizar los sistemas familiares y sociales de apoyo

Enfrentarse al reto

Una vez que sepa que tiene diabetes, pueden cambiar muchas cosas en su vida. Los costos económicos y emocionales de atenderse cuando tiene diabetes, los tratamientos médicos, las incapacidades físicas, los cambios de estilo de vida, y la hospitalización pueden parecerle abrumantes a veces. Prepararse para estos cambios puede ayudarle a enfrentarse a los retos de tener diabetes. Aprenda todo lo que puede acerca de cómo controlar la diabetes, participe en su cuidado médico, mantenga una actitud positiva, y ¡podrá superar los retos!

Aprenda todo lo que pueda

Aproveche las oportunidades que se le presenten para aprender todo lo que pueda acerca de la diabetes, cómo afecta su cuerpo, y qué necesita hacer todos los días para controlar el nivel de glucosa de la sangre. ¡Saber es poder! Cambios en su estilo de vida—en los hábitos alimenticios, el ejercicio, el monitoreo de la glucosa de la sangre, las medicinas, y más—no tienen por qué ser difíciles ni drásticos. Comuníquese con los hospitales y clínicas de su localidad para obtener información acerca de clases de diabetes, talleres, o ferias de salud. El Servicio de Extensión Cooperativa de la Universidad Estatal de Nuevo México (NMSU) es una buena fuente de información acerca de la nutrición, planificación de comidas, y preparación de alimentos saludables.

Forme parte del equipo

¡Usted no está solo! Hable con su proveedor de servicios de salud, dietista, educador de diabetes, o farmacéutico cada vez que tenga preguntas o dudas acerca de la diabetes, sus medicamentos, o el plan para atenderse. Este equipo de profesionales de salud está dedicado a ayudarle a controlar su diabetes. Sea honesto, haga preguntas, y participe en la planificación del tratamiento de diabetes y su plan de cuidado propio. Hablar con su proveedor abiertamente y tomar un papel activo en las decisiones acerca de su salud le ayudará a tener éxito al controlar su diabetes.

Formar hábitos para sobrellevar la diabetes

La vida en sí puede representar mucho retos sin agregar la carga adicional de una enfermedad crónica como la diabetes. Las formas en que la gente controla los sube-y-bajas afectivos de la diabetes y las tensiones de la vida varían. Aprenda estrategias y adquiera hábitos para sobrellevar los retos diarios. Algunas personas rezan, hacen ejercicio, meditan, o practican alguna otra técnica para controlar el estrés. Tome las riendas de su vida. Mucho del estrés de nuestras vidas proviene de sentirnos abrumados por las exigencias que nos hace la vida. Busque la forma de reducir los compromisos que exijan de su tiempo y reserve un poco de tiempo todos los días para sus intereses propios. Para obtener ayuda acerca de cómo manejar el estrés y la diabetes, pídale a su proveedor de servicios de salud que le recomiende un especialista de salud mental que tenga experiencia trabajando con gente que tiene diabetes.

Apoyo familiar

La gente que cuenta con un sistema de apoyo fuerte tiende a tener mejor salud y a recuperarse más rápido de las enfermedades. Sin ayuda y comprensión por parte de sus familiares y amigos, usted puede sentirse solo y aislado al enfrentarse a las exigencias diarias que la diabetes implica. Involucre a los miembros de su familia en su plan para controlar la diabetes. Recuerde que muchas de las cosas que usted tendrá que hacer para mantenerse saludable son las mismas cosas que sus familiares deben hacer para prevenir la diabetes en el futuro. Los cambios de estilo de vida son más fáciles cuando los hace la familia completa. Los grupos de apoyo para la diabetes y las clases ofrecen una buena oportunidad para compartir problemas con otra gente que tiene diabetes. Ya que la diabetes afecta a la familia entera, invite a su pareja y/o a sus niños a participar en las clases y juntas. Los proveedores de servicios de salud o los educadores de diabetes están a su disposición para resolver dudas específicas que usted o sus familiares pudieran tener.

Volver al índice


Circular 569H (español): El ejercicio para la gente con diabetes

Fig. 8: Clipart gráfico de dos personas mayores corriendo.

  • Practicar alguna actividad física con regularidad es un factor importante para controlar su diabetes.
  • Un poco de actividad física todos los días puede mejorar su control sobre la glucosa de la sangre.
  • A algunas personas se le pueden reducir o eliminar las medicinas de la diabetes debido a la pérdida de peso y la actividad física diaria.
  • Es importante cuidarse los pies cuando practica algún ejercicio.
  • Caminar, nadar o andar en bicicleta son buenas formas de practicar el ejercicio.
  • Puede prevenir los bajos niveles de glucosa de la sangre cuando haga ejercicio balanceando la insulina, el alimento, y la actividad.

Los beneficios del ejercicio

El ejercicio es un factor importante para controlar su diabetes. Para la gente que tiene diabetes, el estar de sobrepeso y/o la inactividad pueden contribuir a problemas de la glucosa de la sangre. Aumentar su actividad diaria, aunque sea sólo un poco, puede ayudarle a controlar mejor sus niveles de glucosa de la sangre, reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, y ayudarle a controlar su peso. El ejercicio también puede mejorar su calidad de vida y bienestar emocional. ¡Caminar tan solo 15 minutos diarios puede tener un buen impacto!

Cómo empezar

Para mucha gente, la parte más difícil para llegar a vivir una vida más activa es simplemente empezar. Como lavarse los dientes todos los días, el ejercicio diario es un hábito que debe tener lugar en su estilo de vida. Para empezar, forme un plan o póngase una meta. Empiece poniéndose metas chicas y fáciles de lograr—como caminar 10 minutos todas las tardes. Haga una cita o aparte un tiempo en su rutina para dedicarse con regularidad a su meta. Búsquese un compañero para que sea más divertido, o incluya un miembro de la familia. ¡Recuerde que el ejercicio es bueno para toda la familia! Lleve un diario de su progreso y reconózcase sus logros—cada semana, cada mes, y cada año. Pronto, ¡su caminata diaria será un hábito sin el que no podrá vivir!

Ejercicio seguro

Hacer ejercicio no representa gran riesgo para la mayoría de las personas. Sin embargo, deben tomarse ciertas precauciones. Después de haber llevado una vida inactiva durante muchos años, alguna gente puede encontrarse fuera de condición física. Si tiene más de 35 años y no ha hecho ejercicio con regularidad, consulte a su médico antes de empezar o intentar nuevas formas de ejercicio. Si tiene problemas con los ojos como resultado de su diabetes, asegúrese de consultar con su doctor antes de hacer algún ejercicio, como levantar pesas.

Póngale atención a sus pies si planea hacer ejercicio. Escoja alguna actividad que no maltrate sus pies si tiene problemas de circulación o pérdida de sensación en las piernas o pies. Siempre use zapatos cómodos que protejan sus pies. Caminar, andar en bicicleta, o nadar son buenos ejercicios para la gente que tiene diabetes.

Sugerencias para la gente con diabetes

  • Lleve consigo una tarjeta de identificación y use un brazalete, collar, o pendiente que lo identifique como una persona con diabetes.
  • Revise el nivel de glucosa de la sangre antes y después de hacer ejercicio.
  • Si usa insulina, evite el ejercicio durante los momentos cuando la insulina tenga su máximo efecto e inyéctese en partes del cuerpo que no sean las piernas ni los brazos.
  • Si usa insulina, reduzca su dosis cuando haga ejercicio. Consulte a su proveedor de servicios de salud o su educador de diabetes para aprender cómo hacerlo.
  • Esté pendiente de los síntomas de la hipoglucemia (bajo nivel de glucosa en la sangre) durante y después del hacer ejercicio. Entre estos síntomas se incluyen el sentirse débil o temblando, un rápido latir del corazón, y cambios en su visión. Mantenga algunas fuentes de carbohidratos (tabletas de glucosa, dulce macizo, jugo, etcétera) a la mano para tratar los bajos niveles de glucosa en la sangre.
  • Tome mucha agua antes, durante, y después de hacer ejercicio para prevenir la deshidratación.
  • Use zapatos cómodos que le queden bien y que protejan sus pies de cualquier daño.

Volver al índice


Circular 569I (español): Prevenir las complicaciones

Fig. 9: Clipart gráfica de una enfermera abrazando a una mujer anciana.

  • Los problemas de salud relacionados a la diabetes pueden prevenirse.
  • Demasiada glucosa en la sangre puede dañar los vasos sanguíneos y los nervios.
  • Los ojos, los riñones, el corazón, y los pies son los más comúnmente afectados por la diabetes.
  • Consultar con regularidad a su proveedor de servicios de salud puede ayudarle a descubrir los daños de la diabetes antes de que usted note ningún problema.
  • Las complicaciones de la diabetes se desarrollan más temprano si fuma o toma bebidas alcohólicas.
  • La alta presión hace que el daño a los ojos y riñones relacionado a la diabetes sea más grave.

Muchas veces, la gente que tiene diabetes tiene también otros problemas de salud. Los más comunes son pérdida de la vista, enfermedades de los riñónes o del corazón, y las amputaciones. Con el tiempo, altos niveles de glucosa en la sangre pueden dañar los nervios y los vasos sanguíneos. Las complicaciones ocurren cuando los vasos sanguíneos se bloquean, o se rompen y sangran, y los nervios pierden su habilidad para transmitir los impulsos en partes del cuerpo.

Lo más importante que usted puede hacer para prevenir o posponer las complicaciones de la diabetes es:

  • controlar los niveles de glucosa de la sangre
  • comer una dieta saludable
  • practicar alguna actividad física con regularidad
  • consultar a su proveedor de servicios de salud para que le hagan revisiones regulares de los ojos, los riñones, el corazón, y los pies.

Los ojos

Las personas con diabetes corren el riesgo de desarrollar enfermedades de los ojos. En las etapas primarias de la enfermedad, mucha gente no tiene síntomas—no hay dolor ni vista borrosa en las etapas primarias de la enfermedad. Los problemas de la vista con frecuencia no se notan hasta las etapas avanzadas de la enfermedad, y la visión ya no puede ser mejorada. La detección temprana y el tratamiento son partes importantes de la prevención de la pérdida de la vista. Usted puede reducir el riesgo de perder la vista al hacerse una prueba de dilatación del ojo anualmente para detectar los problemas con tiempo. La alta presión puede acentuar el daño a los pequeños vasos sanguíneos de los ojos. Mantenga su presión arterial bajo control y no fume para prevenir más daños a los vasos sanguíneos frágiles de los ojos.

Los riñones

Altos niveles de glucosa en la sangre y una dieta con demasiada proteína pueden, con tiempo, dañar los riñones. Los riñones perderán su capacidad para filtrar la sangre y podrían dejar de funcionar por completo. Cuando dejan de funcionar, la sangre tendrá que filtrarse artificialmente (diálisis) para que la persona siga viviendo. Cada año, debe revisarle los riñones haciéndole pruebas de la sangre y de la orina. Las etapas primarias de los problemas de los riñones pueden tratarse con medicamentos y con disminuir el insumo de proteínas en su dieta. La alta presión también está relacionada a las enfermedades de los riñones. Su proveedor de servicios de salud puede recetarle medicinas para la alta presión para proteger sus riñones.

El corazón

Las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte para la gente con diabetes. Si tiene diabetes, es más probable que tenga demasiadas grasas (lípidos, colesterol, y triglicéridos) en la sangre. Estas grasas pueden congestionar los vasos sanguíneos, tapando la circulación de la sangre a través del cuerpo, incluyendo hasta el corazón. El músculo del corazón puede dañarse (un ataque del corazón) cuando no le llega suficiente circulación de la sangre. La alta presión arterial ocurre muchas veces junto con enfermedades del corazón. Usted puede ayudar a prevenir las enfermedades del corazón al:

  • comer una dieta saludable (baja en grasas y sodio, y alta en fibra)
  • practicar alguna actividad física de diario
  • mantener un peso saludable
  • dejar de fumar
  • pedirle a su proveedor de servicios de salud que le revise la presión arterial y su peso cada vez que lo consulte y el colesterol y triglicéridos por lo menos una vez al año.

Las piernas y los pies

El daño a los nervios y a los vasos sanguíneos como resultado de la falta de control de la diabetes puede afectar muchas partes del cuerpo. Muchas veces, el daño ocurre en las piernas y los pies, causando la pérdida de sensibilidad, cosquilleo, calambres, irritación, o dolor. El daño a los nervios puede afectar otras partes del cuerpo como el corazón, el estómago y el sistema digestivo, las venas y las arterias, la vejiga, y hasta el funcionamiento sexual. Fumar y consumir alcohol pueden empeorar la circulación y los problemas con los nervios.

Las amputaciones muchas veces son el resultado de heridas a los pies que ni siquiera se sintieron. Estas heridas pueden infectarse con rapidez y es difícil que sanen. Revísese los pies a diario para asegurarse que no tienen inflamación, irritación, o quebraduras en la piel. Use zapatos cómodos que le queden bien y que protejan sus pies de cualquier herida. Llame a su proveedor de servicios de salud si detecta cualquier problema con sus pies.

Volver al índice


Circular 569J (español): Pies saludables

Fig. 10: Clipart gráfica de un par de zapatos.

  • La gente con diabetes es más propensa a desarrollar problemas con los pies.
  • Las amputaciones debidos a la diabetes pueden ser prevenidas.
  • Un podólogo es un doctor que se especializa en tratar problemas de los pies.
  • Una llaga o herida en los pies, si no se atiende, puede rápidamente convertirse en una grave infección.
  • El cuidado de los pies diario es importante para la gente con diabetes.
  • Fumar y consumir bebidas alcohólicas pueden causar daño a la circulación y los nervios de los pies.

La gente con diabetes tiene mayor tendencia a desarrollar problemas con los pies que pudieran resultar en amputaciones. Una amputación puede dar por terminada una carrera, limitar su libertad y movilidad, y empeorar su calidad de vida. Controlar la diabetes, practicar el cuidado de los pies de diario, y consultar a su podólogo pueden prevenir las amputaciones. Un podólogo es un doctor que se especializa en problemas de los pies, especialmente aquellos relacionados a la diabetes.

Los problemas comunes de los pies son causados por llagas y heridas que resultan de zapatos que no quedan bien, irritaciones de las costuras de los calcetines, golpes en algún dedo al caminar, uñas encarnadas, o irritaciones por una piedrita que se metió en el zapato que ni siquiera sintió. Cualquier llaga o herida al pie, si no se trata, puede rápidamente convertirse en una infección seria y resultar en una amputación. Si tiene diabetes, tome medidas para protegerse y cuidarse los pies.

Use zapatos cómodos que le queden bien

Consulte a un asistente de la tienda con experiencia cuando vaya a comprar zapatos nuevos. Los zapatos deben quedarle cómodos cuando se los pruebe, y debe tener suficiente espacio para mover los dedos bien. No compre zapatos que le queden apretados o que le pellizquen los pies, ni tacones altos o calzado con la punta picuda que pudiera resultar en puntos de excesiva presión en los pies. Los mejores zapatos para uso diario son zapatos con suela acojinada, como los tenis para correr o zapatos para caminar. Moldee los zapatos nuevos a sus pies usándolos por períodos breves a la vez. Así podrá prevenir las irritaciones. Las sandalias y otros zapatos con la punta abierta o el talón expuesto pudieran no proteger a sus pies de las heridas. Nunca ande descalzo, aun en su propia casa y especialmente cuando ande afuera.

Lávese los pies y revíselos diariamente

Siempre prueba la temperatura del agua con el codo antes de meterse a la tina con agua caliente. La gente con diabetes pierde la habilidad de sentir la temperatura con sus pies y puede sufrir quemaduras peligrosas al poner los pies en agua que esté demasiado caliente. Séquese cuidadosamente los pies antes de ponerse calcetines y zapatos. Revise que no haya áreas rojas, cortaduras, moretones, llagas, ni otros cambios en sus pies. Use un espejo para verse las plantas de los pies. Póngase crema o humectante en las partes secas y ásperas. No use humectante entre los dedos. Los calcetines deben estar limpios y ser suaves, sin costuras que pudieran causar irritaciones. Antes de ponerse los zapatos, sacúdalos y revíselos que no tengan nada dentro que pudiera frotar contra sus pies o causar una herida.

Nunca intente quitarse callos, mezquinos, ni uñas encarnadas

Siempre consulte a su proveedor de servicios de salud o a su podólogo cuando tenga estos problemas. Es muy fácil causarse una herida cuando usa navajas o tijeras en los pies y los dedos de los pies. Al cortarse las uñas de los pies, siempre córtelas cuadradas y use una lija para redondear las orillas picudas. Nunca use tijeras para cortar las esquinas de las uñas ni para sacarse una uña encarnada. No use medicamentos para quitarse callos ni mezquinos ya que pueden quemar la piel.

Deje de fumar y de tomar bebidas alcohólicas

El fumar puede causar problemas de circulación en los pies, y dificultar que sanen después de una herida. Tomar bebidas alcohólicas puede causar daño a los nervios de las piernas y los pies. Los nervios dañados pueden resultar en una pérdida de sensación, lo que hace más difícil sentir cuando siente dolor o sufre una herida.

Consulte a su proveedor de servicios de salud si nota:

  • cualquier cambio en el color o temperatura de sus pies.
  • cualquier dolor inusual en sus piernas o en sus pies.
  • cualquier llaga abierta o quebradura de la piel—especialmente las que no sanen rápido.
  • uñas encarnadas.
  • callos que sangren abajo de la piel.

Volver al índice


A dónde recurrir para más información:

  • Su proveedor de servicios de salud
  • La Asociacíon Americana de la Diabetes (American Diabetes Association): 1-800-DIABETES www.diabetes.org
  • El Programa Nacional de Educación para la Diabetes (National Diabetes Education Program): 1-800-438-5383 o consulte la página de la red en ndep.nih.gov o www.cdc.gov
  • El Programa para la Prevención y el Control de la Diabetes en Nuevo México (New Mexico Diabetes Prevention and Control Program): www.diabetesnm.org
  • La Oficina de Extension de su condado (County Extension office) www.aces.nmsu.edu/county/

Autora original: Raylene McCalman, Coordinadora de Diabetes de la Oficina de Extensión


Esta publicación se hizo posible gracias a becas del Servicio de Extensión Cooperativa de la Universidad Estatal de Nuevo México y del Programa para la Prevención y el Control de la Diabetes del Departamento de Salud del Estado de Nuevo México.


El Servicio de Extensión Cooperativa de la Universidad Estatal de Nuevo México acata las pautas de acción afirmativa y de oportunidad equitativa en el empleo y en la educación. NMSU y el Departamento de Agricultura de los E.U. colaboraron en este labor.

Revisada y se distribuye por vía electrónica Julio 2009, Las Cruces, NM.


Esta publicación se programa para ser actualizada y publicada julio 2013.