Tricomoniasis en el ganado de carne


Guía B-230

John C. Wenzel y Sergio A. Soto-Navarro

Facultad de Ciencias Agropecuarias, Medioambientales y del Consumidor, New Mexico State University


Autor: Veterinario de Extensión, Departamento de Extensión de Zootecnia y Recursos Naturales y Profesor, Departamento de Zootecnia y Pastizales, Universidad Estatal de Nuevo México. (Print Friendly PDF)

Introducción

La tricomoniasis, o “tric” abreviado, es una enfermedad de trans-misión sexual del ganado causada por el endoparásito protozoario Tritrichomonas fetus. La enfermedad se caracteriza por un aumento en la detección de vacas abiertas (no preñadas o vacías) en el diagnóstico de preñez y de vacas secas (vacas horras) en primavera. Tric puede causar un aumento tanto del intervalo de parto como de la duración total de la temporada de parto. Todo esto puede resultar en una pérdida económica severa y rápida para los ranchos. Para proteger la industria ganadera y para controlar la enfermedad en Nuevo México, Tric se convirtió en una enfermedad reportable desde Julio de 2005. La enfermedad ahora tiene reglas y requisitos de prueba para la cría de ganado. Para obtener una copia de estas reglas contacte a la Junta de Ganadería de Nuevo México (www.nmlbonline.com).

Cover photo: Foto de vaca.

Foto cortesía de Clay Mathis.

Tricomoniasis en vacas

La enfermedad causada por T. fetus es una enfermedad estrictamente venérea del ganado que no enferma a las vacas ni a los toros. Las vacas desarrollan Tricomoniasis después de ser montadas por un toro infectado. La infección se desarrolla en el tracto reproductivo de la vaca y puede provocar la pérdida del embarazo. Después de la pérdida del embarazo, la vaca entrará en celo de 3 a 5 veces hasta que su sistema inmunológico cuente con una respuesta suficiente para eliminar la enfermedad y preñarse de nuevo. Todos los toros que monten la vaca estarán expuestos a la enfermedad hasta que el organismo este limpio. Aproximadamente el 97% de las vacas eliminan la infección si se les da la oportunidad de un descanso sexual de aproximadamente cinco meses. El 3% restante de las vacas continúan siendo portadoras aunque sean capaces de parir. Estas vacas portadoras permanecerán infectadas hasta la próxima temporada de reproducción.

La inmunidad contra la enfermedad solo durará entre 12 y 15 meses; por lo tanto, una vaca puede infectarse nuevamente si es montada por un toro infectado el siguiente año. Algunas vacas infectadas desarrollan cicatrices en el útero que las hacen infértiles. No hay medicamentos disponibles que sean efectivos para tratar esta enfermedad.

Tricomoniasis en Toros

El toro es un propagador de T. fetus. El organismo del tric habita en la superficie del pene y prepucio en pequeños pliegues llamados criptas. Entre más viejo es el toro, más profundas y numerosas son las criptas, por lo que es más fácil que los toros de 4 años de edad o mayores se infecten crónicamente. Sin embargo, los toros más jóvenes (hasta de un año de edad) pueden desarrollar la infección y algunos pueden ser infectados de manera crónica. El toro contrae el organismo al montar vacas infectadas y colecta el T. fetus en la superficie del pene. Debido a la naturaleza de la contracción de la enfermedad y el sitio de la infección, la respuesta es limitada por parte del sistema inmunológico del toro, por lo que desarrolla muy poca resistencia al organismo. No hay tratamiento para esta enfermedad y los toros infectados solo pueden ser vendidos para sacrificio.

Diagnóstico

La enfermedad es muy difícil de diagnosticar en la vaca. Requiere cinco pruebas negativas sucesivas, con al menos una semana entre cada prueba, para clasificar a una vaca como negativa para la enfermedad. La prueba se realiza con muestras de moco cervical. Por esta razón, la mayoría de las pruebas se realizan en el toro.

En Nuevo México, la prueba oficial se llama prueba de PCR (prueba de reacción en cadena de la polimerasa). La PCR se basa en el ADN del organismo y es muy específica y sensible. Esta prueba se realiza en muestras recolectadas raspando el pene y el prepucio del toro reproductor. Las muestras sólo pueden ser recolectadas por veterinarios certificados para ser evaluados por la Junta de Ganadería de Nuevo México. Una lista de veterinarios certificados está disponible en la Junta de Ganadería o en su sitio web en www.nmlbonline.com.

Control

Las medidas de control ayudan a limitar la exposición y diseminación de Tricomoniasis y son solo un componente de un programa completo para prevenir o erradicar la enfermedad. Contacte a su veterinario local para obtener información sobre la prevención y la erradicación.

  • Hágale la prueba a todos los toros al final de la temporada de reproducción y elimine los positivos.
  • Diagnostique todos los toros nuevos.
  • No comparta ni rente toros a menos de que haya un programa de prevención de tricomoniasis establecido.
  • No agregue ganado de ranchos desconocidos o con historial reproductivo desconocido.
  • Mantenga los cercos en buen estado para evitar la exposición al ganado vecino.
  • Comuníquese con los vecinos sobre el estado de tricomoniasis.

Prevención

Para evitar que la enfermedad entre en un hato limpio, solo agregue toros con una prueba negativa y vacas o vaquillas de hato negativos conocidos. Se recomienda realizar pruebas anuales a los toros para detectar la enfermedad temprano en caso de ser expuestos. Dar prioridad a las pruebas de los toros maduros sobre los toros de un año es más efectivo en el monitoreo del estado de tricomoniasis, pero todos los toros sexualmente activos representan un riesgo. Una vacuna comercial está disponible para uso en hembras. Y ha demostrado que incrementa el número de nacimientos en hatos expuestos. Esta vacuna se puede usar en programas de prevención, pero las instrucciones de la etiqueta deben seguirse estrictamente, ya que la vacuna tiene una duración muy corta. Y ha demostrado que incrementa el número de nacimientos en hatos expuestos.

Impacto Económico

La tricomoniasis es una enfermedad que puede ser económicamente devastadora en un corto período de tiempo. Una vaca susceptible que es montada por un toro infectado se infectará y generalmente abortará, entrará en celo de 3 a 5 veces y luego se normaliza, infectando a todos los toros que la monten mientras está infectada. Una vaca que se preñe de nuevo dará a luz de 4 a 6 meses más tarde de lo normal, acompañada de una pérdida de peso durante el destete. Muchas vacas no se preñan de nuevo y tienen que ser vendidas como vacas vacías (vacas horras). Otras vacas que estaban preñadas durante el diagnóstico de preñez pueden abortar y el aborto puede ocurrir hasta los 240 días de gestación. En el primer año, la pérdida de becerros puede ser de 10 a 30%, y tan alta como 50%, dependiendo de la cantidad de toros positivos que montaron vacas susceptibles. Los hatos con pruebas positivas son cuarentenados y para terminar la cuarentena se debe cumplir con los requisitos establecidos por la Junta de Ganadería de NM. Las reglas asociadas con esta enfermedad afectarán tanto a la operación en cuarentena como a todos sus vecinos, por lo que es de suma importancia que los ranchos hagan todo lo posible para evitar que esta enfermedad afecte su ganado. La cuarentena no afecta la venta de becerros destetados. Prevenir la introducción de tricomoniasis a su hato es clave para evitar esta pérdida económica.

Para más información

Para obtener información sobre las regulaciones estatales, los requisitos de prueba o los requisitos de importación de ganado reproductor, comuníquese con la Junta de Ganadería de Nuevo México al 505-841-6161 o visite la página web www.nmlbonline.com.

Para obtener más información acerca de los programas de prevención y control de enfermedades, comuníquese con su veterinario local.

Para obtener más información general sobre la tricomoniasis, comuníquese con el autor: jwenzel@nmsu.edu o 575-534-7562, o con el Departamento de Extensión de Zootecnia y Recursos Naturales (http://aces.nmsu.edu/ces/animal/). Para otras publicaciones de Extensión sobre ganadería y distribución, visite http://aces.nmsu.edu/pubs/_b/.

For Further Reading:

B-121: Biosecurity on the Beef and Dairy Operation
http://aces.nmsu.edu/pubs/_b/B121/welcome.html

B-222: Cattle Vaccination and Immunity
http://aces.nmsu.edu/pubs/_b/B222/welcome.html

B-224: Cow Herd Vaccination Guidelines
http://aces.nmsu.edu/pubs/_b/B224/welcome.html


Photo of John C. Wenzel.

John C. Wenzel is the Extension veterinarian in the Extension Animal Sciences and Natural Resources department at NMSU. He earned his B.S. from NMSU and his DVM from Kansas State University College of Veterinary Medicine. His work focuses on cow/calf medicine and preventative health programs for livestock producers in southwestern New Mexico.


Para encontrar más recursos para su negocio, hogar o familia, visite el sitio web de la Facultad de Ciencias Agrícolas, Ambientales y del Consumidor, aces.nmsu.edu/pubs.

El contenido de las publicaciones se puede reproducir libremente con fines educativos. Todos los derechos reservados. Para autorización del uso de publicaciones con otros fines, se puede comunicar con pubs@nmsu.edu o con los autores nombrados en la publicación.

La Universidad Estatal de Nuevo México es un empleador que acata las pautas de acción afirmativa y de oportunidad equitativa en el empleo y la educación. Una cooperación entre NMSU y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Revisado septiembre 2019 Las Cruces, NM